martes, 7 de agosto de 2012

La esencia de la fuente...

Has hecho saber al mundo cuál era tu fachada más distinguida, la que adorna tus lamentos y los protege del insolente frescor que se cuela por tu escalinata. Has sido capaz por ti misma de suplicarnos sin cesar cuál era tu sombra más descarnada, ésa que suspiraba por ser la belleza más infinita.
Hay días que al levantarte te sientes guapa por naturaleza, así, despeinada por el viento. No necesitas ser el centro de atención, aunque a veces parezca que andas inmersa en los caprichos del tiempo y es ahí donde te seducen continuamente desde hace tantos años. Has hecho saber al mundo cómo eras por dentro, con tu humildad y esa ternura tan tuya que nos descubrías de repente. Entre tus faldas se han revelado mil historias de pasión que desembocaron algún día en parte de tu leyenda...

Fotografía: Alberto Trujillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario