viernes, 5 de julio de 2013

Un beso con sal.

Dame un beso con sal que se haga eterno entre las horas, que me enseñe la sonrisa del coral y arrastre mis males con las olas. Dame un beso con sal y un arrecife de cristal que guarde este momento, que en tu mano se dibuja una estrella de mar que bajó del cielo. Dame un beso con sal, que hasta el mar siente envidia de tus labios, que hasta los delfines puedan escuchar cómo suenan los latidos de este acuario. Dame un beso con sal y una huella grabada en la arena, una marea con andar artificial y un te quiero que corre por mis venas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario