martes, 8 de octubre de 2013

COIntrariedades.

Yo soy de los que piensan que no importa tanto el dónde sino el con quién. No debiera importarnos tanto el lugar, ni el interés, ni las escusas baratas. Quizás sería más conveniente invertir en deportistas que en instalaciones deportivas, quizás fuese más lógico invertir en el bienestar económico del público que en más asientos en los estadios. Pero el mundo se mueve como se mueve y es lo que es por estas causas. Que los Juegos Olímpicos son un impulso para todo el país, es evidente. Pero la inversión es importante y arriesgada. Tanto, que si a los miembros del COI les da por jugar a políticos, pueden mandarte de vuelta en dos palabras y un cambio de rostro. Porque digo yo que si la escusa barata de los señores que deciden que Madrid no es válida, es que el país debería invertir en primeras necesidades antes que en los JJOO, digo yo que lo podrían haber avisado antes de malgastarnos los casi 8.000 millones de euros desde Madrid 2012. Que si hay que ir se va, pero ir pá ná…También es cierto que es difícil vestir bien las carencias de esta candidatura si quien tiene que hacerlo es una señora como Ana Botella, que, con todos mis respetos, no sabe ni una mijita de inglés y ni siquiera sabe usar bien el castellano. Es más, me atrevería a decir que es uno de los peores representantes políticos que podrían haber ido a defendernos. Las cosas como son.
Pero voy a ir más allá. Quien debe defender el deporte en España es aquel que representa al deportista exitoso español por excelencia, como claro ejemplo de trabajo, sacrificio, esfuerzo, dedicación, humildad y superación. Y en España tenemos a muchos que hubieran hecho este papel a la perfección. Hablo de Rafa Nadal, Pau Gasol, Iker Casillas, David Cal o nuestro paisano Carlos Machado. Es más que evidente el gran palmarés que Carlos ha ido cosechando a lo largo de estos años de carrera en el tenis de mesa a nivel mundial. Podemos presumir de tener en Priego a una de las mejores canteras de España, las mejores instalaciones y el mejor club. Y además se da la bendita casualidad de que el mejor jugador de este deporte  a nivel nacional es de nuestra tierra. Es un ejemplo de amor a Priego, a su gente. Es un gran abanderado de este pueblo y un magnífico representante de lo nuestro. Y además de todo eso, Carlos Machado es un hombre que siempre ha representado al deporte español con los valores característicos que se le presuponen y que son tan difíciles de tener. Aun teniendo innumerables trofeos colectivos e individuales, él siempre se ha mostrado como un hombre cercano y humilde. Y esa es la grandeza de cualquier deportista, saber que aunque sus cualidades innatas para el tenis de mesa son caídas del cielo, los pies y la cabeza siguen siendo parte del suelo.

Quizás si los miembros del COI también tuvieran la cabeza sobre los hombros, la votación hubiera cambiado de color y país. Pero así funcionan estos organismos, con más chanchullos que verdades y más favores que vergüenza. 

Artículo Periódico Adarve. Septiembre 2013. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario