martes, 8 de abril de 2014

No habrá días sin Ti.

No habrá días sin Ti, ni amaneceres que no lloren si te ven triste. Todos te quieren ver salir y rezarte cara a cara, parando el mundo a tus pies y apretando los puños mientras Tú los corriges. No habrá día si no lo bordan tus ojos, ni noches a solas si pienso en Ti. Porque cuando faltan pocas horas, ahora que tanto se fotografía tu perfil, cuando hasta los sabios se arrodillan prendidos de tu manto, ahora que el tiempo no se mira en el reloj, sino en la llama de un cirio. Es ahora cuando sueño sin cerrar los ojos, imaginando cómo sería tenerte cerca mientras suena una saeta, me imagino tu voz silenciosa, tu andar tan sencillo. Sueño cada noche, cada instante contigo, porque me enamora tu fortaleza, tu bondad, tu atardecer de Cuaresma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario